DESCARGA
LA REVISTA AQUÍ

INNOVACIÓN SOCIAL

EL ROBO DE IDENTIDAD Y LA PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES

Rodrigo Fuentes Patiño
Jefe del Departamento de Atención a la Sociedad, CAS
atencion@inai.org.mx

La pandemia de covid-19 impulsó el desarrollo digital a nivel mundial, México no fue la excepción, a pesar de que la emergencia sanitaria evidenció la brecha digital que existe actualmente en nuestro país, también es una realidad que aumentó el uso de las tecnologías, 1.9% en el uso de internet y 0.5% en el uso de telefonía celular, esto se traduce en un aumento aproximado de 4 millones y 2 millones de usuarios respectivamente, de acuerdo con los datos publicados por el inegi en la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (endutih) 2020.

Este crecimiento vino acompañado con una diversificación en el uso de medios digitales para realizar compras, pagos de bienes y servicios, y acceso a instrumentos financieros, todo esto ha derivado en un aumento en el robo de identidad.

¿QUÉ ES EL ROBO DE IDENTIDAD?

Se puede entender como la apropiación de la identidad de una persona, mediante la obtención, transferencia o uso indebido de sus datos personales para hacerse pasar por esta, y asumir su identidad frente a terceros públicos o privados, con la finalidad de obtener ciertos recursos o beneficios.

Se deben realizar algunas precisiones, si bien es cierto que el artículo 16 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece que todas las personas tienen derecho a la protección de sus datos personales, y este derecho es tutelado por el inai en su carácter de organismo constitucional autónomo, éste no está facultado para investigar el robo de identidad como tipo penal, son las autoridades facultadas quienes persiguen este delito.

El robo de identidad aún no se encuentra tipificado a escala federal, y a nivel estatal, no todas las entidades federativas prevén en sus respectivas legislaciones esta conducta delictiva. Es por esto que el 14 de octubre de 2021, se presentó una iniciativa que adiciona diversas disposiciones al código penal federal, en materia de robo de identidad:

Actualmente, dependiendo del ámbito en el que se vea afectada una persona, se recomienda acercarse a diferentes autoridades para asesorarse:

  • PROFECO cuando se haya contratado algún servicio a nombre del afectado y el prestador del servicio requiera un pago por este.
  • CONDUSEF cuando el delito se encuentre relacionado con información financiera de cuentas bancarias, tarjetas de débito o crédito, adquisición de créditos o cargos no reconocidos en las cuentas personales.
  • PRODECON cuando se presentan declaraciones ficticias, se reportan saldos a favor sobre el Impuesto Sobre la Renta (isr) o depósitos a cuentas bancarias de terceros ante el Sistema de Administración Tributaria (sat).
  • INE cuando se ha presentado un uso indebido de la credencial para votar. Es importante que, si nos encontramos ante un posible robo de identidad, se realice la denuncia en la Fiscalía o Procuraduría de Justicia correspondiente, con todas las probatorias que acrediten lo dicho, ya que, como se mencionó anteriormente, son éstas quienes conocen sobre este tipo de delitos.

En cuanto a la protección de los datos personales, el inai investiga el tratamiento indebido de los datos personales relacionados con el robo de identidad, y cualquier presunta violación o incumplimiento de las obligaciones y demás ordenamientos aplicables en la materia, al contar con procedimientos de verificación, de conformidad con lo señalado en la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares (lfpdppp) y la Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de Sujetos Obligados (lgpdppso), los cuáles se iniciarán de oficio o a petición de parte.

Por último, es necesario recordar la importancia de tener una cultura de protección de datos personales con la finalidad de evitar este tipo de vulneraciones, el inai ha puesto a disposición de la sociedad diferentes herramientas como «el vulnerómetro» y la «guía para prevenir el robo de identidad» donde establecen algunas acciones de prevención como destruir los documentos personales cuando hayan dejado de ser necesarios, revisar la información que se desea compartir o publicar en redes sociales, instalar softwares de seguridad en dispositivos electrónicos, no utilizar equipos o conexiones públicas para realizar transacciones por internet, entre otras. 

Referencias